Competencia en Lectura

Las definiciones de Lectura y de las competencias de lectura, han cambiado con el paso del tiempo, para ajustarse a los cambios de la sociedad, la tecnología, la economía y la cultura. El concepto de aprendizaje y especialmente de aprendizaje para toda la vida, ha expandido las percepciones de esta competencia y las demandas que sobre ella se hacen.

El alfabetismo no se considera ya como una habilidad que se adquiere solamente en la infancia, durante los primeros años de escolaridad. Actualmente es visto como un amplio conjunto de conocimientos, habilidades y estrategias que los individuos construyen a través de la vida, en distintas situaciones, en la interacción tanto con sus compañeros como con la comunidad en la que participan.

Mediante procesos de construcción de consenso que involucran grupos de asesores, expertos en lectura, seleccionados por los países participantes y la OCDE/PISA, se adoptó la siguiente definición de competencia en lectura:

“La competencia en lectura es la comprensión, uso y reflexión, sobre textos escritos, con el fin de lograr las metas personales, desarrollar el conocimiento y potencial propios y, participar en la sociedad”.

Esta definición va más allá de la noción de competencia en lectura como la decodificación y la comprensión literal: implica que la competencia en lectura involucra la comprensión, el uso y la reflexión de la información escrita para varios propósitos. Toma en cuenta el papel activo e interactivo del lector en adquirir conocimiento proveniente del texto escrito.

La definición reconoce también, la amplia gama de situaciones en las cuales la competencia en lectura juega un papel importante para los adultos jóvenes, de lo privado a lo público, de la escuela al trabajo, de la participación ciudadana activa al aprendizaje para toda la vida.

Expresa con claridad la idea de que el nuevo alfabetismo posibilita alcanzar las aspiraciones individuales, definiendo aspiraciones desde ganar una calificación educativa u obtener un trabajo, hasta objetivos menos inmediatos que enriquecen y amplían la vida personal.

El nuevo alfabetismo también equipa al lector con una serie de herramientas lingüísticas, cada vez más importantes, para responder a las demandas de las sociedades modernas con sus instituciones formales, grandes burocracias y sistemas legales complejos.

Los lectores responden a un texto dado en formas variadas a medida que buscan cómo utilizar y comprender lo que están leyendo. Este proceso dinámico incluye muchos factores, algunos de los cuales se pueden manejar en evaluaciones a gran escala, tales como la OCDE/PISA. Estas incluyen:

  • La situación en la que se lee;
  • La estructura del texto mismo
  • Las características de las preguntas que se hacen sobre el texto

Todos estos factores se consideran componentes importantes del proceso de lectura y fueron manejados en la creación de las unidades utilizadas en las evaluaciones.

En un esfuerzo por simular situaciones de lectura reales, la evaluación de la lectura de la OCDE/PISA midió los cinco procesos siguientes, asociados con alcanzar la comprensión completa del texto:

  • Recuperación de información
  • Formación de una comprensión amplia y general,
  • Desarrollo de una interpretación
  • Reflexión y evaluación del contexto del texto, y
  • Reflexión yo evaluación de la forma del texto.

Con base en la prueba de PISA se ha elaborado la prueba ENLACE. Los maestros y alumnos están siendo evaluados con parámetros que no corresponden con sus prácticas. Los maestros no promueven la lectura dentro del aula porque ellos tampoco saben leer, la lectura no forma parte de la vida ordinaria de la enseñanza y aprendizaje.

Para formar lectores competentes, se requiere ante todo que los propios docentes se animen a leer. Que por experiencia propia comprendan lo que implica ser lector. Leer es la habilidad que van a desarrollar los estudiantes de la ESPECIALIDAD EN LECTURA, y van a contar además con los medios para seguir leyendo y sabrán, además, cómo formar a otros lectores.

Nada podría ser más frustrante para un maestro que fracasar en su tarea de educar por no contar con las herramientas y conocimientos actualizados. Esto se debe en gran parte, al acelerado crecimiento de la información y la tecnología que han puesto el acento en la formación de destrezas en lugar de la asimilación de información, en el desarrollo de la capacidad de aprender a aprender más que la simple memorización. Dichas habilidades, que los docentes requieren actualmente, no las desarrollaron como alumnos de educación básica en su etapa de estudiantes, ni tampoco en su formación a nivel profesional.

Además de cumplir cabalmente con una necesidad de formación de los maestros, sabemos que cualquier candidato a la ESPECIALIDAD EN LECTURA se verá favorecido con ésta, puesto que sabemos que en los países desarrollados el perfil que piden los empresarios alude a las siguientes capacidades:

 Capacidad para comunicarse

  1. Capacidad para pensar
  2. Querer continuar aprendiendo a lo largo de la vida
  3. Demostrar actitudes y conductas positivas: responsabilidad y adaptación
  4. Capacidad para trabajar en equipo, trabajo con otros.

El programa educativo de la Especialidad en Lectura satisface la formación de estas capacidades.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s